Avisar de contenido inadecuado

El fútbol a sol y sombra

{
}

Hola, hola mi gente, esta sección va especialmente dedicada a los que, como yo, sentimos pasión por el Fútbol, el deporte de las multitudes, el deporte más hermoso del mundo.

Quise comenzar haciendo uso del prologo del libro de Galeano "El fútbol a sol y sombra", excelente libro escrito por ese «mendigo del buen fútbol», que recorre los estadios y pide una linda jugadita, por amor de Dios.

Les iré compartiendo fragmentos, pues una joyita como es ese libro, es un banquete para los que adoramos este deporte.

...Yo quise ser jugador de fútbol como todos los niños uruguayos. Jugaba de ocho y me fue muy mal porque siempre fui un “pata dura” terrible. La pelota y yo nunca pudimos entendernos, fue un caso de amor no correspondido. También era un desastre en otro sentido: cuando los rivales hacían una linda jugada yo iba y los felicitaba, lo cual es un pecado imperdonable para las reglas del fútbol moderno.

{
}
{
}

Comentarios El fútbol a sol y sombra

Eduardo Galeano es genial sencillamente, o como decimos los cubanos: está escapa'o :D jajajaja
Cualquiera de sus artículos son una reflexión gratificante. Siempre sales de sus escritos recompensado.
eddy eddy 09/06/2011 a las 21:17
pobre futbol actual...tan lleno de sobornos y tantos escandalos.
atreyu atreyu 09/06/2011 a las 21:36
Corría el 3 de septiembre de 1989. Brasil y Chile jugaban en Maracaná uno de los partidos más importantes para la clasificación al Mundial de Italia 90. Los cariocas vencían por 1 a 0, y los chilenos, que se jugaban su presencia mundialista, se veían incapaces de hacer daño a los brasileño. A falta de 20 minutos para el término del partido, una bengala cayó en el área de Roberto Rojas. El meta se llevó las manos a la cara y, tras quitárselas, su rostro apareció cubierto en sangre.
El portero fue sacado del campo en camilla ante el asombro de propios y extraños. Los jugadores chilenos, algunos sabedores de lo que estaba ocurriendo, increparon al público brasileño. Finalmente, Rojas confesó haberse cortado la cara con un bisturí que llevaba oculto en uno de sus guantes, artimaña preparada de antemano para que a Brasil le dieran el partido por perdido: "Soy culpable. Yo me corté en Maracaná", confesó a un diario chileno. El meta fue suspendido a perpetuidad por la FIFA, y a Chile se le prohibió jugar la Copa del Mundo de 1994.
Bwin apuestas Bwin apuestas 01/03/2012 a las 00:53
wow! esa historia no la conocía! Gracias por compartila

Deja tu comentario El fútbol a sol y sombra

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre