Avisar de contenido inadecuado

Guarapo ¡rico guarapo!

{
}

Hola, hola, estoy de vuelta con un articulo que leí recientemente sobre ese sabroso jugo de caña, tan popular aquí en Cuba, ¡El guarapo! bueno disfrutenlo:

Entre cubanos se habla, pícaramente, de las propiedades milagrosas del jugo de la caña de azúcar. Hasta cierto estribillo asegura que «si tomas guarapo por la madrugá, lo bueno se queda y lo malo se va».

Y sobra decir que si la bebida se toma en la intensidad del mediodía, los fantasmas del agobio corren a esconderse. Sinceramente prefiero el guarapo, es más barato, puedes tomar hasta la saciedad – sin límite, siempre que alcance la caña, y haya poca cola –.

En estos días de calor es muy agradable un guarapo frío. Empinarse una jarra de cristal con guarapo bien frío es en estos días de calor implacable es un acto de placer. Lo fascinante de ese jugo de la caña de azúcar (señora llegada aquí desde Asia, de manos de los españoles) es que, si no se bebe a solo segundos de haberse extraído en un pequeño trapiche, se pone oscuro, como mustio. Su fecha de vencimiento es expedita. Y por eso diría que es como nuestro Tocororo (nuestra ave nacional), que no se puede encerrar. Prefiere la libertad. Por eso tomar buen guarapo no puede ser un acto en solitario, abriendo un frasco sellado, sino la concurrencia de más de un caminante en busca del oasis.

Hay que ver cómo repone esa bebida rica en azúcares, proteínas y calorías. Hay que ver cómo las miradas de satisfacción se cruzan cómplices una vez que la gente recuperó las energías... Mientras suena el trapiche, los peregrinos que probaron el líquido siguen camino orondos, como quien tocó puerto obligado y salvador en el andar. Allí donde el mostrador siempre está dulce, donde cuando echa a andar el trapiche es imperdonable detenerse, evocando metafóricamente la vida de un central azucarero, sentiremos siempre que hay un lugar seguro, más para las alegrías y buenas sorpresas, que para cualquier amargo tropezón de la suerte.

Me imagino cómo la historia cubana también está ligada a esta bebida. El guarapo ha salvado del hambre, en más de una ocasión, a unos cuantos cimarrones, a mambises y rebeldes revolucionarios. Ahora, le toca salvarnos del calor abrasador de estos meses de verano.

{
}
{
}

Deja tu comentario Guarapo ¡rico guarapo!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre